Troy Perry

Fundador de las Iglesias Comunitarias Metropolitanas

La historia de las Iglesias Comunitarias Metropolitanas (ICM) comienza con un hombre que fue expulsado de su iglesia pentecostal debido a su homosexualidad y que había tratado de suicidarse; tras este evento, tuvo el valor de creer en la promesa de amor y justicia que Dios predica para todos los seres humanos. El Reverendo Troy Perry, que tenía veintisiete años de edad, se sintió llamado por Dios para fundar una iglesia que adoptara a los gays, las lesbianas y demás minorías sexuales. La iglesia fue fundada meses después el día 6 de octubre de 1968, cuando el Reverendo Perry ofició la primera misa para once hombres y una mujer en lo que después se convertiría en la Iglesia Comunitaria Metropolitana de la Ciudad de Los Angeles. Presagiando la diversidad que florecería en las siguientes décadas, la congregación de esa mañana abarcaba a personas de origen protestante, católico y judío, incluyendo a una persona de color (un latino), un judío y una pareja heterosexual. Durante las siguientes décadas, el Reverendo Perry recibió un sin fin de premios sobre los derechos humanos y guió a la iglesia hacia su crecimiento y madurez.

Todas las personas – gays, lesbianas, bisexuales, transgénericas y heterosexuales – están invitadas a experimentar una vida nueva a través del evangelio de Jesucristo en las Iglesias Comunitarias Metropolitanas que ponen en acción la fe al crear una comunidad global de restitución y reconciliación y al confrontar las injusticias relacionadas con la homofobia, el sexismo, el racismo y la pobreza a través de las acciones sociales cristianas.

Desde su fundación en el año de 1968, han crecido hasta convertirse en una denominación de aproximadamente 300 iglesias en 18 países alrededor del mundo. A nivel mundial, se contaba con más de 40,000 miembros en el año 2000.

CELEBRAR LA VIDA

Muchos de los elementos que caracterizan sus celebraciones de veneración pueden rastrearse al primer servicio en el año de 1968: la comunión abierta para todos, la combinación de distintas tradiciones cristianas, llantos de alegría por parte de la congregación y el mensaje proclamado. En el primer sermón titulado “Se veraz contigo mismo”, el Reverendo Perry predicó un evangelio de tres puntos que alentaba a las personas a llevar la salvación cristiana, la comunidad cristiana y la acción social al resto del mundo.

A FAVOR DE LOS DERECHOS HUMANOS

Han estado y siguen estando a la vanguardia de todos los movimientos civiles, incluyendo los esfuerzos realizados a mediados de la década de los 90 para abolir la discriminación de las lesbianas y los gays dentro del ejército de los Estados Unidos de Norteamérica, la respuesta a la violación de los derechos humanos en Brasil y la lucha constante contra el movimiento derechista religioso. Desde sus inicios, han encabezado marchas y promovido distintas demostraciones con el fin de obtener justicia para las lesbianas y los gays. El Reverendo Perry demostró su compromiso personal hacia éstas acciones sociales al ayunar en público en dos ocasiones para promover los derechos de las lesbianas y los gays.

Su posición enérgica en pro de los derechos humanos la ha vuelto un blanco de ataque por parte de grupos opositores; por ejemplo, dieciocho Iglesias Comunitarias Metropolitanas fueron quemadas entre los años de 1971 y 1985. Hoy en día, éstas iglesias siguen siendo blancos de bombas y otros ataques violentos. A pesar de esta oposición, las Iglesias Comunitarias Metropolitanas continúan protestando en contra de las políticas homofóbicas, siguen llamando la atención a los crímenes causados por el odio, retan el movimiento derechista religioso y promueven leyes anti-discriminatorias en Europa, Latinoamérica, Asia y África, así como también en Norteamérica. Hoy en día, sus acciones sociales están presentes en el mundo entero.

AMOR Y CURACIÓN

La compasión está en el corazón de Troy Perry y en cada Iglesia Comunitaria Metropolitana. El amor cristiano se manifiesta a través del ministerio para los enfermos, los que han sufrido grandes pérdidas, los que están desconsolados, los pobres, los oprimidos y todos aquellos que sufren. La curación y la integridad del espíritu, la mente y el cuerpo se fomentan mediante una gran variedad de grupos de apoyo y otras actividades que la iglesia realiza para personas, parejas y familias.

COMUNIDADES JUSTAS

Troy Perry lucha por crear justicia y equidad entre sus miembros y en las iglesias locales a través de programas denominacionales. El estatus de la mujer en la iglesia ha sido estudiado y, en consecuencia, se están implementando programas para alentar la participación total de la mujer dentro de la vida de la iglesia. El porcentaje de mujeres que han decidido formar parte de los clérigos ha crecido enormemente; desde los años 1970 la proporción de mujeres que se han convertido en ministros ha sido mucho mayor en comparación con cualquier denominación cristiana alrededor del mundo.

Mantienen un énfasis programático y llevan a cabo una conferencia bienal para promover la justicia racial. Se toman las medidas necesarias para fomentar las habilidades espirituales y personales de las personas de color y para exhortar a una reconciliación entre todas las razas a fin de poder edificar una iglesia en donde las personas de todas las razas y todos los orígenes étnicos puedan participar.

Troy reafirma el sacerdocio universal de todos los creyentes y las personas laicas participan activamente en todos los niveles del ministerio. Los programas proveen oportunidades de capacitación, relación y renovación espiritual para los laicos y de desarrollo de la teología a través de discusión entre la base, en las cuales la doctrina, las creencias y el ministerio se derivan de las personas pertenecientes a las iglesias locales.

Troy Perry fundó la Iglesia para proclamar y vivir el amor incondicional de Dios hacia toda su creación. Cada una de las Iglesias Comunitarias Metropolitanas lucha por cumplir esta visión, misma que está registrada en la Biblia y que el Reverendo Troy Perry proclamó desde su fundación: “Mi casa será llamada la casa de oración para todas las personas”.

Por años su mano derecha fue la Rev. Nancy Wilson, quien actualmente ha sido elegida como la moderadora y cabeza de la Fraternidad de Iglesias de la Comunidad Metropolitana , ya que Troy ha pasado a retiro por su jubilación, y la Rev. Wilson fue elegida democráticamente por los delegados de las iglesias en el Jubileo de Calgary, Canadá en 2005 , siendo una de las pocas mujeres que dirigen una iglesia a nivel mundial

Bibliografía

Perry, Troy;
Don’t Be Afraid Anymore: The Story of Reverend Troy Perry and the Metropolitan Community Churches. (Ya no tenga Miedo. La Historia del Reverendo Troy Perry y de las Iglesias Comunitarias Metropolitanas)
New York, St. Martin’s Press, 1990.

Perry, Troy;
The Lord is My Shepherd and He Knows I’m Gay. (El Señor es mi Pastor y El sabe que soy Gay)
Nash Publishing Corp., 1972, UFMCC, 1994.

No hay comentarios: