Xavier Jounou Bajo

Testamento espiritual de Xavier Jounou Bajo

“Dios lo ha querido y yo lo acepto. Siempre he estado a su disposición, y no puedo echarme atrás ahora, aun cuando me cueste entenderlo.

Vivimos tan intensamente, que parece que no pueda ser que, de repente, de hoy para mañana, te pueda atrapar una enfermedad como la que se ha enamorado de mí y paralizarlo todo. Pero la realidad ha sido ésta, y es ésta la que hemos tenido que aceptar y encarar, a pesar de que nos cueste.

Marcho conformado, tranquilo y sereno, pero con el alma sobrecogida por todas las personas estimadas que dejo. Mi esposa Isabel y nuestras hijas, Laura y Rut. Mis padres, hermanas, tíos u tías, mi suegra, cuñados, sobrinos, que se han desvivido por mí y me han dado ¡más amor del que me podía llegar a imaginar! Y también el de tantos amigos y amigas y conocidos que he sentido tan cerca durante todo este proceso que me lleva hoy aquí! No sabéis el bien y el calor humano que he llegado a experimentar muy adentro del corazón, y cómo me ha ayudado a luchar hasta dónde he podido, al sentir vuestro aliento afectuoso siempre muy cerca.

Sé que hoy también marcha un alcalde de Solsona. No ha sido nunca para mí un objetivo serlo, era más bien como una disponibilidad que sentía. Y os puedo decir que bien ha valido la pena, que he sentido muchas cosas haciendo, que he podido compartir horas de trabajo, de preocupaciones, pero también de anhelos y muchas ilusiones y momentos preciosos, tanto con la totalidad de los regidores como con el amplio abanico de trabajadores municipales. Y he podido hablar con tanta gente y conocer tanta de nueva... He procurado tener un marcado sentido institucional del cargo, y ser el alcalde de todos “els i solsonines”; a la vez que he procurado ser justo y atender a todo el mundo por igual. De todas maneras, me debo haber podido equivocar algunas veces, y es por esto que querría pedir disculpas si alguien en algún momento se ha sentido desatendido o decepcionado.

En fin, me he sentido muy orgulloso de poder ser alcalde de la ciudad que tanto amo, y he intentado hacer todo lo bien que he sabido. Siempre me he sentido, pese a las normales discrepancias, apreciado y respetado, hecho que valoro mucho. Os pido, por favor, consideración y comprensión para el gobierno municipal; no ha sido fácil todo este tiempo para ellos este estado en el que me he encontrado. Yo pongo toda la confianza. Del mismo modo que deposito toda mi confianza y aboco todo mi aprecio personal en el nuevo alcalde. Es una bellísima persona, honrada y firme, que pondrá toda la dedicación y aprecio que requiere el cargo y la ciudad.

Ser y hacer de labrador ha sido mi vida. Y quiero reivindicar la necesidad que tiene la sociedad de demostrar, con hechos más que con palabras, que nuestra actividad es imprescindible, pero que, a la vez, la gente que vivimos en el campo no podemos ser unos llorones eternos, sino unos innovadores y renovadores constantes.

Ser cristiano y ser catalán son dos hechos que me han marcado profundamente en la vida.

Os aliento a seguir trabajando para poder llegar a la plena soberanía nacional, fruto de una mayoría democrática que la avale. Una Cataluña dónde quepa todo el mundo que quiera estar en ella. Y, en estos momentos, osaría pedir a la sociedad un poco más de confianza y de comprensión en la clase política catalana. Ya sé que pasa lo que pasa, pero también es cierto que hay mucha gente que se dedica de manera correctísima y pensando sólo en el bien de todos. No seamos injustos poniendo a todo el mundo en el mismo saco. Y a la clase política le pediría más generosidad y mucha apertura de miras. No hay nadie en posesión de la verdad ni de nada que sea de todos, ni nadie puede atribuirse ser Cataluña. Por favor, paremos un momento, recapacitemos y démonos cuenta que nuestra desunión es, a la vez, nuestra más grande debilidad. Y que, sobre todo, no podemos ejercer la política desde el rencor, desde el recelo constante, ni desde las batallitas entre los partidos y dentro de ellos. No nos lleva a ninguna parte que no sea al embelesamiento, a menudo tonto, de la militancia de turno de cada partido. Pero esto también es estéril

¡Y mi pobre y amada Iglesia! ¡Tan cómoda en Roma y tan desubicada en la cueva de Belén! Esta jerarquía tan alejada del Concilio Vaticano II, y a la vez tan recelosamente garante de aquello que debería ser secundario. Tan satisfecha haciendo celebraciones con reminiscencias del pasado dentro de engalanados templos, y tan ausente en su principal misión evangélica, la de piedras hacia fuera, allá dónde aplicar y vivir la fe y la donación cobra todo su sentido el ser cristiano. ¡Como me he sentido cerca siempre de la gente sencilla que trabaja en sus parroquias, de la gente que por amor a Cristo se da de manera humilde y nada ruidosa. Cómo me acuerdo en estos momentos del obispo Pere, allá en Araguaia, o de las monjas del Hospital y de tantas y tantas otras vidas, creyentes y no creyentes, entregadas de lleno a derramar amor sobre quien más lo necesita, ya sea por fidelidad al Evangelio, ya sea por amor a la dignidad humana. Y no es lo suficiente vergonzoso que los cristianos, a estas horas todavía vivamos divididos.

Todo irá a mejor, ya lo veréis. El mal siempre hace mucho ruido, al contrario del bien, que es silencioso. Pero hay mucha bondad todavía en mucha gente para cambiar muchas cosas y poderes. Seguro. El mundo ha de ir a mejor. Trabajemos por hacerlo realidad!

Bien, me voy, si me quiere, con el Hijo del carpintero de Nazaret, mi guía en esta vida terrenal.

Aquí, cerca de la Virgen María del Claustro, os digo adiós.

Dios lo ha querido y yo lo acepto, y le pido que os ayude a aceptarlo a vosotros.
¡Que en el cielo nos podamos reencontrar todos juntos. Me llevo todo vuestro amor y todo vuestro afecto dentro de la cajita de mi corazón!

(+) Xavier Jounou, alcalde de Solsona
Ayuntamiento de Solsona

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Javier, alla donde estes si te conectas, recuerda que quedamos personas que tenemos una enfermedad muy dificil de curar y es la soledad, la soledad del alma, la que te corroe y a veces no te deja respirar, la que hace que por cualquier motivo tengas que volver la cabeza para que no te vean llorar, porque la gente no entiende que puedas estar solo en medio de una multitud, la que no te deja ver adonde vas ni que haces en esta vida, porque en apariencia soy fuerte, soy una persona capaz, pero daria media vida por un tierno abrazo o simplemente compartir tantas pequeñas cosas que nos da la vida, da gracias a dios porque tu lo tuviste, tal vez muchos de nosotros no lo consigamos y eso tampoco es estar vivo ; me ha llegado muy hondo tu testamento que transmite lo buena persona que eres, porque alguien que aúnque no este sea capaz de transmitir estos pensamientos seguira vivo en la mayoria de personas y eso no es morir.
te agradezco que me hayas dejado plasmar mi pobre existencia, nunca antes fui capaz de acerlo y cada noche me acostare con lagrimas por lo que pudo haber sido y no fue y me levantare me lavare la cara y sere la persona fuerte delante del negocio, porque a mi nunca me pueden pasar esas cosas ( soy un puntal de la sociedad)con el corazón falto de todo.
Alli donde estes si me ves lanzame un cable a lo mejor tengo fuerzas para subir por el

Anónimo dijo...

Hola Xavier!

Ha passat ja un Nadal i tu no hi has sigut. Jo, com molts, t'he trobat a faltar.

Si hi ha altra vida, i és pels que s'han portat bé en la terrenal, estic segur que tu l'estas gaudint, si és així, et recordo que em visguis a buscar quan arribi la meva hora per portar-me amb els meus, si tinc cabuda a la teva nova llar.

Anónimo dijo...

Hola Xavier!

El teu testament espiritual el vaig sentir a dins del meu cor, malgrat no ens varem tractar durant la vida terrenal, m'agradaria tractar-nos algun dia si és possible. Tinc grans dubtes sobre l'existència de Déu, tu ja no els tens, així que t'utilitzo com instrument, en cas d'existència divina, perquè m'ajudis a complir i transmetre la publicació que vas fer al testament espiritual, millors polítics, millor església i el més important, ser honestos en tots els camps.

Tant si Déu existeix com no, intentaré ser com tu vols que siguem, com ho vas donar a entendre al testament espiritual. Si la divinitat és una fal•làcia em guiaré en la teva persona per ser millor persona, si la divinitat és present a la terra t’utilitzo com instrument perquè m’ajudis a ser millor
Una abraçada Xavier.