Palabras para una economía humana

Antonio Aradillas

Con énfasis, que algunos pudieran tachar en exceso de "publicitario", por lo del "mercado" del propio título, la editorial Ciudad Nueva acaba de publicar el nuevo libro Virtudes y vicios del mercado, con el explicativo subtítulo de "palabras para una economía humana". En su contraportada se hace esta legítima y clarificadora a referencia descriptiva a su contenido:

Vivimos en un mundo caracterizado por la exaltación de las pasiones individuales. La cultura de las grandes empresas, con su lenguaje, sus categorías, sus valores y virtudes, ha sabido encauzar como nadie los valores del individuo y ha creado toda una 'gramática' con las que describir historias 'de éxito'. Algunas palabras típicas de la empresa, como mérito, eficiencia, competencia, liderazgo, innovación... se usan indiscriminadamente para describir también las virtudes de la política, la sanidad y la educación. Paradójicamente, las empresas experimentan, a su vez, una fuerte carestía de palabras verdaderas y vivas y de virtudes, muchas de ellas pre-económicas, de las que no pueden prescindir mientras estén habitadas por seres humanos.

Este libro, a veces muy crítico pero nunca desesperanzado, es, en definitiva, una invitación a tomar conciencia de la ideología que se esconde tras las escasas y pobres palabras de las grandes organizaciones y a introducir palabras 'nuevas' para que las empresas vuelvan a ser espacios verdaderamente humanos.

El autor del libro es Luigino Bruni, economista, profesor de la Universidad Lumsa de Roma y cofundador y director científico de la Escuela de Economía Civil y autor de numerosos libros y artículos. En colecciones tan acreditadas de la "CN", como "Desafíos", "Cultura y sociedad" y "Biblia y Temas de hoy", se ofertan algunos de sus títulos, que suscitan y sacian el interés de no pocos y exigentes lectores.

El libro que recomiendo en esta ocasión es de radiante actualidad, que escribe y describe en sus 110 páginas, con certera ponderación y datos constados científicamente y al alcance de cualquier lector, en sus ocho capítulos. Todos y cada uno de ellos despiertan interés y cultura, después de narrar y lamentar en su "Introducción" la "falta de palabras nuevas que hoy se padece, al intentar afrontar estos temas, con acierto e inteligencia".

Estos son los capítulos: "De triunfadores y perdedores", "El alma de los incentivos", "El gran cántico de la humildad", "El espíritu libre de la generosidad", "Compasión más que empatía", " La planta de la misericordia", "La envidia y su cura", "La alegría y la pereza", "Contra la meritocracia", "El don de la tierra", "El tabú de la gratuidad", "Resiliencia y vulnerabilidad en la nueva economía"...

Los capítulos están tachonados con frecuentes y oportunas citas del Papa Francisco, quien en sus encíclicas, alocuciones, homilías y declaraciones se hace evangélicamente presente, sin ahorrarse y ahorrarnos salvadores, misericordiosos y certeros sobresaltos.

"Vivir la empresa" y "vivir como en empresa", es tarea constructora, siempre al servicio del prójimo y del desarrollo integral de la persona.


Texto publicado en Religión Digital.

No hay comentarios: