Incrédulo asombro: sobre el Cristianismo

Una meditación acerca de cuarenta imágenes y conceptos santos y rituales sobre el cristianismo
Por Antonio Aradillas, en el Periodista Digital

Para facilitar la lectura de este libro es de singular importancia reseñar ya desde el principio que su autor, Navid Kermani, escritor y periodista, es estudioso del Islam y admirador del cristianismo, nacido en Siegen, Alemania, el año 1967, hijo de inmigrantes iraníes. Además de su actividad literaria, Kermani escribe habitualmente en los principales periódicos y revistas de lengua alemana, con mención muy particular entre ellos para Der Spiegel.

Por su trabajo literario y académico ha recibido numerosos premios, entre otros, en el año 2015, el de la Paz de los Libreros Alemanes, cuyo jurado se refirió a él como una de las voces más importantes de la sociedad actual y valoró no solo sus novelas y ensayos, sino muy especialmente sus reportajes sobre zonas de guerra.

El libro al que aquí y ahora hago referencia, lleva el título de Incrédulo Asombro. Sobre el Cristianismo, traducido por Carmen Gómez García, publicado por la editorial Trotta. En palabras de su propio autor, "este libro es una meditación a partir de asociaciones libres -precisamente mi asombro-, sobre cuarenta imágenes y conceptos santos y rituales sobre el cristianismo. Se trata de encuentros o confrontaciones que desvelan aspectos del arte cristiano inéditos para el creyente convencional, pues la mirada del foráneo (en este caso, la del musulmán) es a veces capaz de devolver la belleza y la gracia, el temor y el temblor a las historias y escenas, a los personajes y objetos representados o evocados en determinadas obras de arte, haciendo una apuesta muy personal por la amistad entre quienes se adhieren a credos distintos, en la estela de un Francisco de Asís o de un Kazaruni".

Un buen libro (240 pp.), dividido en tres partes -Madre e Hijo, testimonios y llamada. "El asombro" se produce y descubre en todas y en cada una de sus páginas y es un asombro constructivo, bueno, edificador y edificante, sobre el cristianismo y desde el cristianismo.

El libro ayuda de manera eficiente a que "la admiración y sorpresa" que albergan el título y su planteamiento, resulten ciertamente atractivos en el proceso de la educación, información de la fe y de la vida en general. El libro hace pensar. Ver y admirar. Su lectura, no siempre fácil, exige atención y ciertos esfuerzos de concentración, que se verán compensados generosamente con el disfrute intelectual que genera. Faltan libros como este, por lo que la nueva aportación de Trotta es ciertamente laudable.

Estar a la espera, o encontrarse de pronto, con la "admiración y la sorpresa" que engendran y hacen compartir el evangelio, los libros santos en general, y la vida, es una auténtica gracia de Dios Resucitar una y otra vez a san Francisco de Asís y a Kazaruni, juntos, y vivirlos en compañía, comprensión y amistad, es obra digna de reseña y de imitación, además de un don celestial bibliográfico.

No hay comentarios: