La espiritualidad no es un fin en sí mismo


“Demasiados creyentes y no creyentes leen los textos sagrados de forma obstinadamente literal y muy alejada del enfoque más inventivo y místico de la espiritualidad premoderna. Queremos tener razón en vez de ser compasivos, que nuestra religión sea la mejor, lo que implica que todas las demás están equivocadas. Olvidamos que cuando hablamos de Dios, Brahman o el Tao, hablamos de lo trascendente y nadie tiene la última palabra. Nadie sabe qué es Dios y qué no es Dios. Todas las religiones, sin excepción, nos dicen que la espiritualidad no es un fin en sí mismo; no tiene valor a menos que se exprese en la compasión, en la regla de oro: nunca trates a los demás como no quieres que traten.”

Karen Armstrong, escritora especializada en religiones comparadas, Premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2017

Este texto forma parte de una entrevista publicada por El País (08/04/2020)

Foto © Ulf Andersen / Getty Images

No hay comentarios: