La mejor creación de la inteligencia es la compasión

Joaquín Araújo, geógrafo y fundador de bosques


“La mejor creación de la inteligencia es la compasión, y yo creo que pocas realidades vivas tienen tanta compasión del conjunto de la vida como el bosque. El bosque es quien más hace por la continuidad de la vida en este planeta. Y es la vacuna contra la próxima catástrofe de la humanidad: el cambio climático.

Sin árboles no hay vida posible. Sus suspiros son nuestro aliento. Es inabarcable su capacidad de convivir y dar cobijo a toda suerte de organismos, pensemos que en un árbol de la selva amazónica puede haber más de 1.000 especies distintas. Hay comunicación y auxilio entre los árboles de un bosque. La simbiosis de las micorrizas es esencial en la vida.

El árbol en lugar de competir convive. Sí, y en vez de excluirse se asisten mutuamente y gracias a eso hay vida. Resulta curioso que todos esos seres vivos silenciados saben vivir, pero la inteligencia humana no sabe hacerlo.


Vivimos contra la vida, porque el modelo energético, educativo, el que quiera, es antivitalista. Utilizamos nuestra inteligencia para distanciarnos de la vida. Es un parricidio. Respiramos 380 millones de veces en una vida de 80 años, por tanto tendrás que ser capaz de amar a eso que te permite estar vivo, algo en lo que no se hace hincapié en el sistema educativo.

El humano lleva dentro nostalgia de ese hogar inicial. Pero hemos dejado de ser bosque para ser hacha y llama, desierto y aserradero.

Hay que naturalizarlo todo. Si creemos que hay una salud para el humano y otra para el resto de lo viviente es que no se ha entendido nada. Solo hay una salud, y su fuente son todos los sistemas, procesos, ciclos, prestaciones, dádivas y regalos que nos hace la naturaleza. El bosque es el sistema inmunitario del planeta Tierra, comprender eso nos salvaría de futuras epidemias.

Necesitamos un planteamiento vivaz, es decir: sin limitar, ni erosionar, ni envenenar, ni destruir la vida.”


Este texto forma parte de una entrevista publicada por La Contra de La Vanguardia (10/06/2020)

No hay comentarios: